Gillo Pontecorvo

Gillo Pontecorvo (el 19 de noviembre de 1919 – el 12 de octubre de 2006) era un cineasta italiano. Trabajó como un director de cine durante más de una década antes de su mejor película conocida el La battaglia di Algeri (La Batalla de Argel, 1966) se soltó. Para esto se denominó por el Mejor director Oscar en 1969 y ganó el León de Oro en el Festival de cine de Venecia en ese año.

¡

Sus otras películas incluyen Kapò (1960), que ocurre en un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial y Burn! (Queimada, 1969), Marlon Brando protagonizado y sueltamente basado en la revolución del esclavo fracasada en Guadalupe. En 2000, recibió el Premio de Pietro Bianchi en el Festival de cine de Venecia. También era un guionista y el compositor de músicas de la película y un amigo íntimo del presidente italiano Giorgio Napolitano.

Vida y trabajo

Pontecorvo, nacido en Pisa, era el hijo de un hombre de negocios judío italiano no observador rico y el hermano menor de Bruno Pontecorvo, un físico internacionalmente aclamado, y Guido Pontecorvo, un genetista.

Asistió a la química en la universidad de Pisa, pero abandonó después de pasar sólo dos exámenes. Precisamente allí primero se dio cuenta de oponerse a fuerzas políticas, entrando en el contacto con estudiantes izquierdistas y profesores por primera vez. En 1938, enfrentante con el antisemitismo creciente, siguió a su hermano mayor Bruno a París, donde era capaz de encontrar el trabajo en el periodismo y como un instructor del tenis.

En París se implicó en el mundo de la película, donde hizo unos documentales cortos. Se hizo un ayudante a Joris Ivens, el director de documentales holandés y un Marxista conocido, cuyas películas incluyen Regen y El Puente. También asistió a Yves Allegret, un director francés conocido por su trabajo en la película noir género cuyas películas incluyen a Une Si Jolie Petite Plage y Les Orgueilleux. Además de estas influencias, Pontecorvo comenzó a encontrar a la gente que ensanchó sus perspectivas, entre ellos Pablo Picasso, Igor Stravinsky y Jean-Paul Sartre. Estaba durante este tiempo que Pontecorvo realmente desarrolló sus ideales políticos. En particular se afectó cuando muchos de sus amigos en París embalado hasta van la lucha en la Guerra civil española.

Pontecorvo se afilió al Partido comunista italiano en 1941. Viajó a Italia del norte para ayudar a organizar a partidarios antifascistas y yendo por el seudónimo Barnaba, haciéndose un líder de la Resistencia en Milano de 1943 a 1945. Pontecorvo rompió lazos con el partido en 1956 después de la intervención soviética en Hungría. No renunció, sin embargo, su dedicación al Marxismo y en una entrevista de 1983 con el periódico UK's Guardian, dijo, "No soy un revolucionario absoluto. Soy simplemente un hombre de la Izquierda, como muchos judíos italianos."

Después de la Segunda Guerra Mundial y su vuelta a Italia, Pontecorvo tomó la decisión de dejar el periodismo para el rodaje, un movimiento que parece haber estado en la fabricación durante algún tiempo, pero se puso en marcha después de que vio Paisà de Roberto Rossellini (1946). Compró una cámara de 16 mm y pegó un tiro a varios documentales, generalmente autofinanciados, comenzando con Missione Timiriazev en 1953. Entonces dirigió a Giovanna, que era un episodio del La rosa dei venti (1956), una película hecha con varios directores. En 1957 dirigió su primera película de longitud llena, La grande strada azzurra (Wide Blue Road), que presagió su estilo maduro de películas posteriores. Trata con un pescador y su familia a la pequeña isla de la costa dálmata de Italia. A causa de la escasez del pescado en aguas cercanas, el pescador, Squarciò, se obliga a navegar al mar abierto para pescar ilegalmente con bombas. La película ganó un premio para el Karlovy Vary Festival de cine Internacional. Pontecorvo gastó meses, y a veces años, investigando el material para sus películas a fin de representar exactamente las situaciones sociales actuales sobre las cuales comentó. En los próximos dos años, Pontecorvo dirigió Kapò (1960), un juego del drama en un campo de exterminación nazi. El complot de la película es sobre una tentativa de fuga de un campo de concentración por una muchacha judía joven. En 1961 la película fue denominada por los Premios de la Academia por Oscar para la Mejor Película del Idioma extranjero. También en este mismo año la película ganó dos premios: la Corporación Nacional italiana de Periodistas de la Película concedió a Didi Perego una Cinta de Plata por la mejor actriz de apoyo, y el Festival de cine de Mar del Plata concedió a Susan Strasberg por la mejor actriz.

Gillo Pontecorvo se puede criticar duramente como directior italiano, pero lo idolatran como un director del Cine del Tercer mundo basado en producción, narrativa y estilo a través de la película, la Batalla de Argel. La Batalla de Argel era la obra maestra de Pontecorvo y extensamente se ve como una de las películas más finas de su género alguna vez hecho. Su representación de la resistencia argelina durante la guerra argelina, sigue en los pasos de pioneros neorealist como de Santis y Rossellini, empleando el uso de metraje del estilo de la película de actualidades y actores no profesionales y concentrándose principalmente en la población privada del derecho al voto que rara vez recibe la atención de los medios generales. Leía el más claramente Frantz Fanon haciendo La Batalla de Argel, ya que muchas de las nociones de Fanon se repiten en la película, aunque a menudo simplificado. Emplear influencia de neorealism italiana en su película, él co-producido con una compañía de cine argelina. La escritura se escribió con el uso de líderes FLN actuales o también se conocía como el Front de Libération Nationale, que traduce al Frente de Liberación nacional. Por ejemplo, el carácter, Djafar en la película, la Batalla de Argel, fueron jugados por un líder FLN llamado a Yacef Saadi. También demostró un claro, anti-imperalist tema. Pontecorvo declaró, "el himno... en el homenaje a la gente que debe luchar por su independencia, no sólo en Argelia, pero en todas partes en el tercer mundo" y "el nacimiento de una nación pasa con el dolor a ambos lados, aunque un lado tenga la causa y el otro." La batalla de Argel se estiliza a través del documental fictionalized. la película consiguió la proyección de masas en los Estados Unidos, Pontecorvo recibió varios premios y también se denominó por dos Premios de la Academia por la dirección y el guión (una colaboración). La película ha sido usada como un vídeo de formación por estrategas del gobierno así como grupos revolucionarios. Ha sido y permanece muy popular en Argelia, proporcionando una memoria popular de la lucha por la liberación de Francia. El estilo semidocumental y el uso de un molde casi completamente no profesional (sólo un actor entrenado aparece en la película) eran una gran influencia en un número de futuros cineastas y películas. Esto se puede encontrar en cosas tan diversas como los pocos trabajos de sobrevivencia del cineasta alemán occidental Teod Richter hecho a partir de finales de los años 1960 hasta su desaparición y muerte supuesta, en 1986 a través de a películas comerciales más recientes como el Proyecto de la Bruja de Blair, Actividad Paranormal y muchos otros.

¡

El siguiente trabajo principal de Pontecorvo, Queimada!Quémese!, 1969), Marlon Brando protagonizado, es otra película anticolonial, esta vez puesta en las Antillas. Esta película también representa una revolución intentada del oprimido, con el mensaje anticolonial fuerte.

Pontecorvo siguió su serie de películas muy políticas con Ogro (1979), que se dirige al acontecimiento del terrorismo al final del régimen menguante de Francisco Franco en España. Siguió haciendo películas cortas en principios de los años 1990 y dirigió un documental complementario a La Batalla de Argel anuncio de Ritorno titulado Algeri (Vuelva a Argel, 1992). En 1992, Pontecorvo sustituyó a Guglielmo Biraghi como el director del Festival de cine de Venecia y era responsable de los festivales de 1992, 1993 y 1994. En 1991, era un miembro del jurado en el 41er Berlín Festival de cine Internacional.

Gillo Pontecorvo dirigió películas con un hueco de unos ocho o nueve años entre. En una entrevista que Pontecorvo dio en 1991, cuando preguntado por qué tenía sólo mandó que tan pocas películas, su responda es tan genuino como podría ser. La paráfrasis de su respuesta consistía en que sólo puede hacer una película en la cual está totalmente en el amado con. También declaró que había rechazado tantas otras películas. Pontecorvo permanece un director que sólo dirigió películas que iba a ser capaz de darlo su todos.

En 2006, murió del paro cardíaco congestivo en Roma a la edad de 86 años.

Bibliografía seleccionada



Buscar