Guerra civil angoleña

La Guerra civil angoleña era un conflicto civil principal en el estado africano del sur de Angola, comenzando en 1975 y seguir, con algunos interludios, hasta 2002. La guerra comenzó inmediatamente después de que Angola se hizo independiente de Portugal en el noviembre de 1975. Antes de esto, un conflicto de descolonización había ocurrido en 1974–75, después de guerra angoleña de la Independencia. La Guerra civil era principalmente una lucha por el poder entre dos antiguos movimientos de liberación, el Movimiento de la gente a la Liberación de Angola (MPLA) y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA). Al mismo tiempo, sirvió de un campo de batalla sustituto para la Guerra fría, debido a la intervención pesada de poderes contrarios principales como la Unión Soviética y los Estados Unidos.

Cada organización tenía raíces diferentes en la tela social angoleña y mandos mutuamente incompatibles, a pesar de su compartimiento del objetivo de terminar la ocupación colonial. Aunque tanto el MPLA como UNITA tuvieran inclinaciones socialistas, para la movilización

apoyo internacional se hicieron pasar "marxista y leninista" y "anticomunista", respectivamente. Un tercer movimiento, el Frente nacional para la Liberación de Angola (FNLA), habiendo luchado contra el MPLA junto a UNITA durante la guerra para la independencia y el conflicto de decolonization, no desempeñó casi ningún papel en la Guerra civil. Además, el Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC), una asociación de grupos militantes separatistas, luchó por la independencia de la provincia de Cabinda de Angola.

La guerra de 27 años se puede dividir aproximadamente en tres períodos de enfrentamientos principales – entre 1975 y 1991, 1992 y 1994, y 1998 y 2002 – roto por períodos frágiles de paz. Cuando el MPLA finalmente consiguió la victoria en 2002, aproximadamente 500,000 personas se habían matado y el más de un millón internamente se desplaza. La guerra devastó la infraestructura de Angola y causó el daño severo a la administración pública nacional, empresas económicas e instituciones religiosas.

La Guerra civil angoleña alcanzó tales dimensiones debido a la combinación de dinámica interna violenta de Angola e intervención extranjera masiva. Tanto la Unión Soviética como los Estados Unidos consideraron el conflicto crítico al equilibrio de fuerzas global y al resultado de la Guerra fría, y ellos y sus aliados ponen el esfuerzo significativo en la fabricación de ello una guerra por poderes entre sus dos bloques de poder. La Guerra civil angoleña por último se hizo uno de los conflictos armados más sangrientos, más largos, y más prominentes de la Guerra fría. Además, el conflicto angoleño se hizo enredado con la Segunda guerra de Congo en la república democrática vecina del Congo, así como con la guerra namibia de la Independencia.

Contorno de combatientes principales

MPLA

Desde su formación en los años 1950, la base social principal del MPLA ha estado entre la gente de Ambundu y la intelectualidad multirracial de ciudades como Luanda, Benguela y Huambo. Durante su lucha anticolonial de 1962–1974, el MPLA fue apoyado por varios países africanos, así como por la Unión Soviética. En el conflicto decolonization de 1974-5, Cuba se hizo el aliado más fuerte del MPLA, enviando contingentes significativos de combate y personal de apoyo a Angola. Este apoyo, así como que de varios otros países del Bloque oriental, p.ej Rumania y Alemania Oriental, se mantuvo durante la Guerra civil.

FNLA

El FNLA formado paralelo al MPLA, y al principio se dedicó a la defensa de los intereses de las personas de Bakongo y apoyo de la restauración del Imperio histórico De Kongo. Sin embargo, rápidamente se desarrolló en un movimiento nacionalista, apoyado en su lucha contra Portugal por el gobierno de Mobutu Sese Seko en Zaïre. Durante principios de los años 1960, el FNLA también fue apoyado por la República Popular China, pero cuando UNITA se fundó a mediados de los años 1960, China cambió su apoyo a este nuevo movimiento, porque el FNLA había mostrado poca verdadera actividad. Los Estados Unidos rechazaron apoyar al FNLA durante la guerra del movimiento contra Portugal, que era un aliado de la OTAN de los Estados Unidos; sin embargo, el FNLA realmente recibió la ayuda estadounidense durante el conflicto de decolonization y más tarde durante la Guerra civil.

UNITA

La base social principal del UNITA era Ovimbundu de Angola central, que constituyó a aproximadamente un tercero de la población del país, pero la organización también tenía raíces entre varios menos numerosos pueblos de Angola del Este. UNITA fue fundado en 1966 por Jonas Savimbi, que hasta entonces había sido un líder prominente del FNLA. Durante la guerra anticolonial, UNITA recibió un poco de apoyo de la República Popular China. Durante el conflicto de decolonization subsecuente, los Estados Unidos decidieron apoyar UNITA, y bastante aumentaron su ayuda a UNITA durante la Guerra civil. Sin embargo, en el período último, el aliado principal del UNITA era el estado de Sudáfrica.

Raíces del conflicto

Angola, como la mayor parte de países africanos, se hizo constituida como una nación a través de la intervención colonial. La diferencia importante en comparación con otros países está en el hecho que el poder colonial, en este caso Portugal, estuvo presente y era activo en el territorio, de una manera u otra, durante más de cuatro siglos.

Divisiones étnicas

La población original de este territorio era grupos de Khoisan dispersados. Éstos se absorbieron o empujaron hacia el sur, donde los grupos residuales todavía existen, por un influjo masivo de la gente bantú que vino desde el norte y este. El influjo bantú comenzó aproximadamente 500 A.C., y unos siguieron sus migraciones dentro del territorio bien en el 20mo siglo. Establecieron varias unidades políticas principales, de las cuales el más importante era el Imperio de Kongo cuyo centro se localizó en el noroeste de lo que hoy es Angola, y que estiró northwards en el Oeste de la república democrática presente del Congo (DRC), el sur y el Oeste de la república contemporánea de Congo un hasta la parte meridional de Gabón. También de la importancia histórica eran los reinos de Matamba y Ndongo al sur del Imperio de Kongo, en el área de Ambundu. Además, el Imperio de Lunda, en el sudeste del día de hoy DRC, ocupó una parte de lo que hoy es Angola noreste. En el sur del territorio y el norte de Namibia actual, ponen el reino de Kwanyama, junto con reinos menores en las tierras altas centrales. Todas estas unidades políticas eran una reflexión de hendiduras étnicas que despacio se desarrollaron entre las poblaciones bantúes y contribuyeron decisivamente a consolidación de estas hendiduras y adoptación de la aparición de identidades sociales nuevas y distintas.

Colonialismo portugués

Al final de 15to siglo, los portugueses firmaron el contacto con el Imperio de Kongo donde mantuvieron una presencia continua y tenían una influencia cultural y religiosa considerable. Casi un siglo más tarde, en 1575, establecieron un establecimiento y fortaleza llamada San Pablo de Luanda en la costa al sur del Imperio de Kongo, en un área habitada por la gente de Ambundu. Otra fortaleza, Benguela, se estableció en la costa Sur adicional, en una región habitada por antepasados de las personas de Ovimbundu.

Ninguno de estos esfuerzos del establecimiento portugueses se lanzó para la conquista territorial. Es verdad que tanto gradualmente vino para ocupar como cultivar una amplia área alrededor de sus cabezas de puente iniciales (en caso de Luanda, generalmente a lo largo del Río inferior Kwanza). Sin embargo, su función principal era el comercio – de manera aplastante la trata de esclavos. Los esclavos se compraron a intermediarios africanos y se vendieron a Brasil y el Caribe. Además, Benguela desarrolló un comercio en marfil, cera y miel, que compraron a caravanas de Ovimbundu que trajeron estos bienes de entre los pueblos de Ganguela en la parte del Este de lo que es ahora Angola.

Sin embargo, es importante enfatizar el alcance limitado de la presencia portuguesa en la costa angoleña para la mayor parte del período colonial. El nivel del verdadero establecimiento colonial se limitó, y, con pocas excepciones, los portugueses no interfirieron por medios además del anuncio en la dinámica social y política de los pueblos natales. No había ninguna verdadera delimitación del territorio; Angola, a todos los efectos, todavía no existió.

No antes de que el 19no siglo hiciera el principio portugués tentativas más serias en el avance en el interior, y hasta en esa etapa su intención era menos ocupación territorial y más establecimiento de una especie de sobreseñoría que permitió que ellos establecieran redes comerciales así como unos establecimientos. En este contexto, también movieron el sur adicional a la costa y fundaron la "tercera cabeza de puente" de Moçâmedes. En el curso de esta extensión, firmaron el conflicto con varias de las unidades políticas africanas.

La preocupación portuguesa con la ocupación territorial se hizo una preocupación central sólo durante las décadas pasadas del 19no siglo, durante el "Se pelean por África", sobre todo cuando la Conferencia de Berlín (1884) se anunció. Varias expediciones militares se organizaron como condiciones previas para obtener en esa conferencia un territorio que aproximadamente equivalió a esa de Angola actual. Sin embargo, aún en 1906 sólo aproximadamente el 6% de ese territorio con eficacia se ocupó, de modo que las campañas militares tuvieran que seguir. Antes del medio de los años 1920, los límites del territorio finalmente se fijaron, y la última "resistencia primaria" se reprimió a principios de los años 1940. Es así sólo desde entonces que la entidad "Angola" definitivamente se constituyó.

Concentración a independencia y relaciones tensas crecientes

En 1961, el FNLA y el MPLA, basado en países vecinos, comenzaron una campaña guerrillera en varios frentes. La guerra Colonial portuguesa, que incluyó la guerra angoleña de la Independencia, duró hasta el derrocamiento del régimen portugués en 1974 a través de un golpe militar izquierdista en Lisboa. Cuando el objetivo para la independencia se hizo conocido, la mayor parte de los aproximadamente 500,000 angoleños portugueses étnicos huyeron del territorio durante las semanas antes o después de esa fecha límite. Portugal dejó un país recién independiente cuya población fue principalmente formada por Ambundu, Ovimbundu y los pueblos de Bakongo, que eran la base social principal para tres movimientos guerrilleros antagonistas se convirtieron en partidos pesadamente armados – el MPLA, UNITA y FNLA. El portugués que vivió en Angola explicó la mayoría del trabajo calificado en la administración pública, agricultura e industria; una vez que huyeron del país, la economía nacional comenzó a hundirse en la depresión.

El gobierno sudafricano al principio se hizo complicado en un intento de responder a la presencia china, que se temió podría escalar el conflicto en un teatro local de la Guerra fría. En 1975, el primer ministro sudafricano B.J. Vorster autorizó la Sabana de Operación, que comenzó como un esfuerzo de proteger a ingenieros que construyen la presa en Calueque, después de que los soldados UNITA rebeldes asumieron; se sintió que el proyecto de la presa, pagado por por Sudáfrica, estaba en peligro. South African Defence Force (SADF) envió un grupo de trabajo blindado para asegurar Calueque, y de esta Sabana de Operación escalada, allí no siendo ningún gobierno formal en el lugar y así ningunas líneas claras de la autoridad. Los sudafricanos vinieron para remitir a miles de soldados a la intervención, y por último sonaron con fuerzas cubanas que asisten al MPLA, acelerando el descenso de Angola en la guerra civil.

Los años 1970

Independencia

Después de la Revolución Rosa vivo en Lisboa y el final de la guerra angoleña de la Independencia, Agostinho Neto, el líder del MPLA, declaró la independencia de la Provincia Extranjera portuguesa de Angola como la república de Angola de la gente el 11 de noviembre de 1975, de acuerdo con los Acuerdos de Alvor. UNITA declaró la independencia angoleña como la república democrática Social de Angola basada en Huambo y el FNLA declaró la república democrática de Angola basada en Ambriz. FLEC, armado y apoyado por el gobierno francés, declaró la independencia de la república de Cabinda de París. El FNLA y UNITA forjaron una alianza el 23 de noviembre, proclamando su propio gobierno de coalición basado en Huambo con Holden Roberto y Jonas Savimbi como copresidentes y José Ndelé y Johnny Pinnock Eduardo como co-primeros ministros.

El gobierno sudafricano dijo a Savimbi y Roberto a principios de noviembre que South African Defence Force (SADF) terminaría pronto operaciones en Angola a pesar del fracaso de la coalición de capturar Luanda y por lo tanto reconocimiento internacional seguro en la independencia. Savimbi, desesperado por evitar la retirada de la fuerza armada, más grande, amistosa en Angola, pidió que el general Constand Viljoen arreglara una reunión para él con el primer ministro de Sudáfrica John Vorster, el aliado de Savimbi desde el octubre de 1974. Durante la noche del 10 de noviembre, el día antes de la independencia, Savimbi en secreto voló a Pretoria, Sudáfrica y la reunión ocurrieron. En una inversión de política, Vorster no sólo consintió en guardar a tropas en noviembre, pero prometió retirar a las tropas SADF sólo después de la OUA que se encuentra el 9 de diciembre. Los Sovietes, bien conscientes de la actividad sudafricana en Angola del sur, volaron soldados cubanos en Luanda la semana antes de la independencia. Mientras los oficiales cubanos condujeron la misión y proporcionaron el bulto de la fuerza de la tropa, 60 oficiales soviéticos en el Congo se afiliaron a los cubanos el 12 de noviembre. El mando soviético expresamente prohibió a los cubanos de intervenir en la guerra civil de Angola, enfocando la misión en contener Sudáfrica.

En 1975 y 1976 la mayor parte de fuerzas extranjeras, a excepción de Cuba, se retiraron. Los últimos elementos de los militares portugueses se retiraron en 1975 y los militares sudafricanos se retiraron en el febrero de 1976. la otra mano, la fuerza de la tropa de Cuba en Angola aumentó de 5,500 en diciembre 1975 a 11,000 en el febrero de 1976.

Enmienda de Clark

El presidente de Gerald Ford de los Estados Unidos aprobó la ayuda encubierta a UNITA y el FNLA a través de la Operación Rasgo de IA el 18 de julio de 1975, a pesar de la oposición fuerte de funcionarios en el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Agencia Central de Inteligencia (CIA). El Ford dijo a Guillermo Colby, el Director de la Inteligencia Central, establecer la operación, proporcionando US$6 millones iniciales. Concedió $8 millones adicionales el 27 de julio y más $25 millones en agosto.

Dos días antes de la aprobación del programa, Nathaniel Davis, el Subsecretario de Estado, dijo a Henry Kissinger, el Ministro de Asuntos Exteriores, que creyó el mantenimiento del secreto del Rasgo de IA sería imposible. Davis correctamente predijo que la Unión Soviética respondería aumentando la participación en el conflicto angoleño, llevando a más violencia y publicidad negativa para los Estados Unidos. Cuando el Ford aprobó el programa, Davis dimitió. John Stockwell, el jefe de cuartel de la Agencia Central de Información en Angola, repitió la crítica de Davis diciendo que el éxito requirió la extensión del programa, pero su talla ya excedió lo que se podría esconder de la vista de todos. El diputado de Davis, ex-embajador estadounidense en Chile Edward Mulcahy, también se opuso a la participación directa. Mulcahy presentó tres opciones para la política estadounidense de Angola el 13 de mayo de 1975. Mulcahy creyó que la administración del Ford podría usar la diplomacia para hacer una campaña contra la ayuda externa a favor de MPLA comunista, rechazar tomar partido en enfrentamientos entre facciones o apoyo de aumento al FNLA y UNITA. Advirtió sin embargo que el apoyo UNITA no se sentaría bien con Mobutu Sese Seko, el presidente de Zaire.

Dick Clark, un Senador democrático de Iowa, descubrió la operación durante una misión de investigación en África, pero Seymour Hersh, un reportero de New York Times, reveló el Rasgo de IA al público el 13 de diciembre de 1975. Clark propuso una enmienda al Acto de Control de exportación de Armas, excluyendo la ayuda a grupos privados involucrados en operaciones militares o paramilitares en Angola. El Senado pasó la cuenta, votando 54–22 el 19 de diciembre de 1975 y la Cámara de Representantes pasó la cuenta, votando 323–99 el 27 de enero de 1976. El Ford firmó la cuenta en la ley el 9 de febrero de 1976. Incluso después de que la Enmienda de Clark se hizo la ley, el entonces-director de la Inteligencia Central, George H. W. Bush, rechazó admitir que toda la ayuda estadounidense a Angola había cesado. Según la analista de asuntos exteriores Jane Hunter, Israel intervino como un proveedor de armas por poderes para los Estados Unidos después de que la Enmienda de Clark entró en vigor.

El gobierno estadounidense vetó la entrada angoleña en las Naciones Unidas el 23 de junio de 1976. Zambia prohibió UNITA de lanzar ataques de su territorio el 28 de diciembre de 1976 después de que Angola se hizo un miembro de las Naciones Unidas.

Vietnam

La guerra de Vietnam atenuó la participación extranjera en la guerra civil de Angola ya que ni la Unión Soviética ni los Estados Unidos quisieron hacerse entrar en un dilema de la importancia muy discutible en términos de ganancia de la Guerra fría. El Locutor de telediario de la CBS Walter Cronkite extendió este mensaje en sus emisiones para "tratar de jugar nuestro pedazo en la prevención de ese error esta vez." El Politburó tomó parte en la acalorada discusión sobre el grado al cual la Unión Soviética apoyaría una ofensiva continuada por el MPLA en el febrero de 1976. El Ministro de Asuntos Exteriores Andrei Gromyko y el primer ministro Alexei Kosygin encabezaron una facción que favorece menos apoyo al MPLA y mayor énfasis en la conservación de la distensión con el Oeste. Leonid Brezhnev, de entonces jefe de la Unión Soviética, ganó contra la facción disidente y la alianza soviética con el MPLA siguió justo cuando Neto en público reafirmara su política del no alineamiento en el 15to aniversario de la Primera Rebelión.

Las tropas del gobierno y cubanas angoleñas tenían el control de todas las ciudades del sur hacia 1977, pero los caminos en el sur estuvieron enfrente de ataques de UNITA repetidos. Savimbi expresó su buena voluntad para el acercamiento con el MPLA y la formación de una unidad, gobierno socialista, pero insistió en la retirada cubana primero. "El verdadero enemigo es el colonialismo cubano," Savimbi contó a reporteros, advirtiendo, "Los cubanos han asumido el país, pero tarde o temprano sufrirán su propio Vietnam en Angola." Las tropas del gobierno y cubanas usaron lanzallamas, excavadoras y aviones con el napalm para destruir pueblos en una amplia área a lo largo de la frontera de la Angola-Namibia. Sólo las mujeres y los niños pasaron por este área, "el Pasillo de Castro," porque las tropas del gobierno habían pegado un tiro a todos los varones diez años de la edad o más viejo para impedirles afiliarse al UNITA. El napalm mató el ganado para alimentar a tropas del gobierno y responder contra simpatizantes UNITA. Los angoleños huyeron de su patria; 10,000 yendo al sur a Namibia y 16,000 este a Zambia donde vivieron en campamentos de refugiados. El Ministro de Asuntos Exteriores señor Carrington del Reino Unido expresó preocupaciones similares por la participación británica en la guerra de Bush de Rhodesia durante las negociaciones de la Casa de Lancaster en 1980.

Invasiones de Shaba

Aproximadamente 1,500 miembros del Frente para la Liberación nacional del Congo (FNLC) invadieron Shaba, Zaire de Angola del Este el 7 de marzo de 1977. El FNLC quiso derrocar Mobutu y el gobierno angoleño, que sufre del apoyo de Mobutu al FNLA y UNITA, no trató de parar la invasión. El FNLC no pudo capturar Kolwezi, el centro económico de Zaire, pero tomó Kasaji y Mutshatsha. Las tropas de Zairois se derrotaron sin la dificultad y el FNLC siguió avanzando. Mobutu apeló a Guillermo Eteki de Camerún, el Presidente de la Organización de la Unidad africana, para la ayuda el 2 de abril. Ocho días más tarde, el gobierno francés respondió a la súplica de Mobutu y transportó por avión a 1,500 tropas marroquíes en Kinshasa. Esta fuerza de la tropa trabajó junto con el ejército de Zairois y el FNLA de Angola con la tapa de aire de pilotos egipcios que vuelan el avión de caza del Espejismo francés para hacer retroceder el FNLC. La fuerza de contrainvasión empujó el último de los militantes, junto con refugiados, en Angola y Zambia en abril.

Mobutu acusó a los gobiernos angoleños, cubanos y soviéticos de complicidad con la guerra. Mientras Neto realmente apoyó el FNLC, el apoyo del gobierno angoleño vino en respuesta al apoyo continuado de Mobutu a los anticomunistas de Angola. La Administración de Carter, escéptica de la participación cubana, respondió ofreciendo un valor de $15 millones pobre de la ayuda no militar. La timidez americana durante la guerra apuntó un cambio en la política exterior de Zaire de los Estados Unidos a Francia, que se hizo el proveedor más grande de Zaire de armas después de la intervención. Neto y Mobutu firmaron un acuerdo fronterizo el 22 de julio de 1977.

John Stockwell, el jefe de cuartel de la Agencia Central de Información en Angola, dimitió después de la invasión, explicando en un artículo para El artículo Washington Post "Por qué Abandono la Agencia Central de Información", publicó el 10 de abril de 1977 que había advertido al Ministro de Asuntos Exteriores Henry Kissinger que siguió el apoyo americano a rebeldes antidel gobierno en Angola podría provocar una guerra con Zaire. También dijo que la participación soviética encubierta en Angola vino después, y en respuesta a, participación estadounidense.

El FNLC invadió Shaba otra vez el 11 de mayo de 1978, capturando Kolwezi en dos días. Mientras la Administración de Carter había aceptado la insistencia de Cuba en su falta de envolvimiento en Shaba I, y por lo tanto no estuvo de pie con Mobutu, el gobierno estadounidense ahora acusó a Castro de la complicidad. Esta vez, cuando Mobutu reclamó la ayuda extranjera, el gobierno estadounidense trabajó con los militares franceses y belgas para hacer retroceder la invasión, la primera cooperación militar entre Francia y los Estados Unidos desde la guerra de Vietnam. La Legión Extranjera francesa devolvió Kolwezi después de una batalla de siete días y transportó por avión a 2,250 ciudadanos europeos a Bélgica, pero no antes de que el FNLC masacrara a 80 europeos y 200 africanos. En un caso el FNLC mató a 34 civiles europeos que se habían escondido en un cuarto. El FNLC se retiró a Zambia, jurando de volver a Angola. El ejército Zairois entonces a la fuerza desalojó a civiles a lo largo de la frontera larga de Shaba con Angola. Mobutu, queriendo prevenir cualquier posibilidad de otra invasión, ordenó que sus tropas dispararan en la vista.

Estados Unidos mediaron negociaciones entre el angoleño y los gobiernos de Zairois llevaron a un acuerdo de paz en 1979 y un final para apoyar para sublevaciones en cada uno países respectivos de los otros. Zaire temporalmente apoyo de límite a FLEC, el FNLA, y UNITA y Angola prohibió la actividad adicional por el FNLC.

Nitistas

El ministro de asuntos interiores de Neto, Nito Alves, había dejado con éxito la Rebelión del Este de Daniel Chipenda y la Rebelión Activa durante la guerra de Angola de la Independencia. El faccionalismo dentro del MPLA se hizo un problema principal al poder de Neto antes de finales de 1975 y dio a Alves la tarea de poner frenos otra vez al desacuerdo. Alves cerró Cabral y Henda Committees ampliando su influencia dentro del MPLA a través de su control de los periódicos nacionales y televisión estatal. Alves visitó la Unión Soviética en el octubre de 1976. Cuando volvió, Neto comenzó a tomar medidas para neutralizar la amenaza que vio en Nitistas, los seguidores de Alves. Neto llamó una reunión del pleno del Comité central del MPLA. Neto formalmente nombró al partido marxista y leninista, abolió el Ministerio del interior, la rama oficial del MPLA usado por Nitistas, y estableció una Comisión de Pregunta. Neto usó la comisión, oficialmente creada para examinar y relatar el faccionalismo, apuntar Nitistas, y ordenó que la comisión publicara un informe de sus conclusiones en el marzo de 1977. Alves y el Jefe de Estado Mayor José Van-Dunem, su aliado político, comenzaron a planear un golpe de estado contra Neto.

Alves representó el MPLA en el 25to Congreso del Partido comunista soviético en el febrero de 1977 y puede haber obtenido entonces el apoyo al golpe de la Unión Soviética. Alves y Van-Dunem planearon detener Neto el 21 de mayo antes de que llegara a una reunión del Comité central y antes de que la comisión soltara su informe. El MPLA cambió la posición de la reunión poco antes de su principio previsto, lanzando los proyectos de los trazadores en la desorganización, pero Alves asistió a la reunión y afrontó la comisión de todos modos. La comisión soltó su informe, acusándole del faccionalismo. Alves aguantó, condenando Neto de no alinear Angola con la Unión Soviética. Después de doce horas del debate, el partido votó 26 por 6 despedir a Alves y Van-Dunem de sus posiciones.

Diez coches blindado con las Fuerzas armadas para la Liberación de Angola (FAPLA) que la 8va Brigada rompió en la prisión de San Paulo a las 4:00 el 27 de mayo, matando al guardián carcelario y liberando a más de 150 partidarios, incluso 11 quien se había detenido sólo unos días antes. La brigada tomó el control de la emisora de radio en Luanda a las 7:00 y anunció su golpe, llamándose el Comité de Acción MPLA. La brigada pidió que ciudadanos mostraran su apoyo al golpe manifestándose delante del palacio presidencial. El Nitistas capturó Bula y Dangereaux, generales leales con Neto, pero Neto había movido su base de operaciones del palacio al Ministerio de defensa en el miedo de tal levantamiento. Las tropas cubanas volvieron a tomar el palacio por la solicitud de Neto y marcharon a la emisora de radio. Después de una hora de enfrentamientos, los cubanos tuvieron éxito y siguieron al cuartel de la 8va Brigada, recobrada hacia las 13:30. Mientras la fuerza cubana capturó el palacio y emisora de radio, Nitistas secuestró a siete líderes dentro del gobierno y los militares, disparando y matando seis.

El gobierno detuvo decenas de miles de Nitistas sospechado de mayo a noviembre y los intentó en tribunales secretos supervisados por el ministro de defensa Iko Carreira. Aquellos que se encontraron culpables, incluso Van-Dunem, Jacobo "Monstruo Inmortal" Caetano, el jefe de la 8va Brigada, y el comisario político Eduardo Evaristo, se pegaron un tiro entonces y se sepultaron en tumbas secretas. La tentativa del golpe tenía un efecto durable en las relaciones internacionales de Angola. Alves se había opuesto a la política exterior de Neto de no alineamiento, socialismo evolutivo y multiracismo, favoreciendo relaciones más fuertes con la Unión Soviética, que quiso conceder a bases militares en Angola. Mientras los soldados cubanos activamente ayudaron a Neto a dejar el golpe, Alves y Neto ambos creyeron que la Unión Soviética apoyó la destitución de Neto. El ministro de Fuerzas armadas cubano Raúl Castro envió a adicionales cuatro mil tropas para prevenir la disensión adicional dentro de las filas del MPLA y encontrado con Neto en agosto en una demostración de la solidaridad. En contraste, la desconfianza de Neto en el mando soviético aumentó y las relaciones con la URSS se empeoraron. En diciembre, el MPLA sostenido es el primer Congreso del partido y cambió su nombre al MPLA-partido-laboristo (MPLA-PUNTO). El golpe Nitista tomó un peaje en el ingreso del MPLA. En 1975, el MPLA alcanzó a 200,000 miembros. Después del primer congreso del partido, ese número disminuyó a 30,000.

Subida de dos Santos

Los Sovietes, tratando de aumentar su influencia en Luanda, comenzaron a enviar bustos de Vladimir Lenin, un avión lleno de folletos con el discurso de Leonid Brezhnev en el Congreso del Partido de febrero de 1976 y dos aviones llenos de folletos condenando a Mao Zedong, a Angola. Enviaron tantos bustos que salieron corriendo en el verano 1976 y solicitaron más del Departamento de la Propaganda CPSU. A pesar de los mejores esfuerzos de la máquina de la propaganda soviética y cabildeo persistente por G. A. Zverev, el encargado de negocios soviético, Neto puso su tierra, rechazando conceder a las bases militares permanentes los Sovietes tan desesperadamente queridos en Angola. Los aliados de Neto como el ministro de defensa Iko Carreira y la Secretaria General MPLA Lúcio Lara también molestaron el mando soviético a través de sus políticas y personalidades. Con Alves del cuadro, la Unión Soviética promovida el primer ministro Lopo hacen Nascimento, otro 'internacionalista', contra Neto, un 'arribista', para el mando del MPLA. Neto se movió rápidamente para aplastar a su adversario. El Comité central del MPLA-punto se encontró del 6 al 9 de diciembre. El Comité concluyó la reunión despidiendo Nascimento tanto como el primer ministro como como el Secretario Tesorero del Politburó, el Director de la Televisión Nacional y el Director de Jornal de Angola. El comandante C. R. Dilolua dimitió como el Segundo Viceprimer ministro y un miembro del Politburó. Más tarde ese mes el Comité abolió las posiciones de primer ministro y Viceprimer ministro. Preparando el terreno para dos Santos, Neto aumentó la composición étnica de la oficina política del MPLA-punto cuando sustituyó la Vieja guardia de línea dura por la sangre nueva. El 5 de julio de 1979, Neto publicó un decreto que requiere a todos los ciudadanos servir en los militares durante tres años para girar la edad de 18. El gobierno dio un informe a las Naciones Unidas que estiman $293 millones en el daño a la propiedad de ataques sudafricanos entre 1976 y 1979, pidiendo compensación el 3 de agosto de 1979. El Movimiento Popular a la Liberación de Cabinda, un separatista de Cabindan grupo rebelde, atacó una base cubana cerca de Tshiowa el 11 de agosto.

El presidente Neto murió del cáncer inoperable en Moscú el 10 de septiembre de 1979. El MPLA declaró 45 días del luto. El gobierno sostuvo su entierro en el Palacio de la gente el 17 de septiembre. Muchos dignatarios extranjeros, incluso la Organización del presidente de la Unidad africano Guillermo R. Tolbert, Hijo, de Liberia, asistieron. El Comité central del MPLA unánimemente votó a favor de José Eduardo dos Santos como el presidente. Se tomó juramento el 21 de septiembre. Bajo el mando de dos Santos, las tropas angoleñas cruzaron la frontera en Namibia por primera vez el 31 de octubre, entrando en Kavango. Al día siguiente, los gobiernos de Angola, Zambia y Zaire firmaron un pacto de no agresión.

Los años 1980

En los años 1980, luchar se extendió externo de Angola del sudeste, donde la mayor parte de los enfrentamientos habían ocurrido en los años 1970, cuando el ejército congoleño Nacional (ANC) y SWAPO aumentaron su actividad. El gobierno sudafricano respondió devolviendo a tropas en Angola, interviniendo en la guerra a partir de 1981 hasta 1987, incitando la Unión Soviética a entregar cantidades masivas de la ayuda militar a partir de 1981 hasta 1986. La URSS dio al gobierno angoleño más de US$2 mil millones en la ayuda en 1984. En 1981, el subsecretario de Estado estadounidense del presidente de los Estados Unidos recién elegido Ronald Reagan para asuntos africanos, Chester Crocker, desarrolló una política de encadenamiento, atando la independencia namibia a retirada cubana y paz en Angola.

Los militares sudafricanos atacaron a insurrectos en la Provincia de Cunene el 12 de mayo de 1980. El Ministerio de defensa angoleño acusó al gobierno sudafricano de derrota y matanza de civiles. Nueve días más tarde, el SADF atacado otra vez, esta vez en Cuando-Cubango y el MPLA amenazó con responder militarmente. El SADF lanzó una invasión de tamaño natural de Angola a través de Cunene y Cuando-Cubango el 7 de junio, destruyendo la oficina central de la orden operacional del SWAPO el 13 de junio, en lo que el primer ministro Pieter Willem Botha describió como un "ataque del choque". El gobierno angoleño detuvo a 120 angoleños que planeaban ponerse de explosivos en Luanda, el 24 de junio, frustrando un complot supuestamente orquestado por el gobierno sudafricano. Tres días más tarde, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunió al orden del embajador de Angola en las Naciones Unidas, E. de Figuerido, y condenó las incursiones de Sudáfrica en Angola. El presidente Mobutu de Zaire también colindó con el MPLA. El gobierno angoleño registró 529 casos en los cuales las fuerzas sudafricanas violaron la soberanía territorial de Angola entre enero y junio de 1980.

Cuba aumentó su fuerza de la tropa en Angola de 35,000 en 1982 a 40,000 en 1985. Las fuerzas sudafricanas trataron de capturar Lubango, capital de la provincia de Huíla, en la Operación Askari en el diciembre de 1983.

También, a fin de realzar la capacidad de combate del MPLA, Rumania envió a 150 instructores de vuelo y otro personal de la aviación, que contribuyó al establecimiento de una Escuela de la Aviación militar angoleña.

El 2 de junio de 1985, los activistas conservadores americanos sostuvieron Democratic International, una reunión simbólica de militantes anticomunistas, en la oficina central del UNITA en Jamba. Principalmente financiado por el fundador de Rite Aid Lewis Lehrman y organizado por los activistas anticomunistas Jack Abramoff y Jack Wheeler, los participantes incluyeron Savimbi, Adolfo Calero, el líder de los Contras nicaragüenses, el Papá Kao Her, líder del rebelde laosiano de Hmong, el teniente coronel estadounidense Oliver North, fuerzas de seguridad sudafricanas, Abdurrahim Wardak, el líder de Mujaidín afgano, Jack Wheeler, abogado de la política conservador americano, y muchos otros. La administración de Reagan, aunque poco dispuesto para apoyar en público la reunión, aprobación en privado expresada. Los gobiernos de Israel y Sudáfrica apoyaron la idea, pero ambos países respectivos se juzgaron poco aconsejables para recibir la conferencia.

Los participantes soltaron una declaración del comunicado,

: "Pueblos libres que luchan por nuestra independencia nacional y derechos humanos, reunidos en Jamba, declaramos nuestra solidaridad con todos los movimientos de libertad en el mundo y declaramos nuestro compromiso de cooperar para liberar a nuestras naciones de los Imperialistas soviéticos."

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos votó 236 por 185 abrogar la Enmienda de Clark el 11 de julio de 1985. El gobierno angoleño comenzó a atacar UNITA más tarde ese mes de Luena hacia Cazombo a lo largo del Ferrocarril Benguela, tomando Cazombo el 18 de septiembre. El gobierno trató sin éxito de tomar el almacén de suministro del UNITA en Mavinga de Menongue. Mientras el ataque falló, las interpretaciones muy diferentes del ataque surgieron. UNITA afirmó que los oficiales soviéticos de habla portuguesa encabezaron a tropas del gobierno mientras el gobierno dijo que UNITA confió en paracaidistas sudafricanos para derrotar al gobierno. El gobierno sudafricano se confesó culpable de luchar en el área, pero dijo que sus tropas lucharon contra militantes SWAPO.

Guerra se intensifica

Hacia 1986, Angola comenzó a asumir un papel más central en la Guerra fría, con la Unión Soviética, Cuba y otras naciones del Bloque oriental que realzan apoyo al gobierno MPLA y conservadores americanos que comienzan a elevar su apoyo a UNITA de Savimbi. Savimbi desarrolló estrechas relaciones con conservadores americanos influyentes, que vieron Savimbi como un aliado clave en el esfuerzo estadounidense de contravenir y rollback apoyado por el Soviet, no gobiernos democráticos alrededor del mundo. El conflicto rápidamente se intensificó, tanto con Washington como con Moscú viéndolo como un conflicto estratégico crítico en la Guerra fría.

La Unión Soviética dio $1 mil millones adicional en la ayuda al gobierno angoleño y Cuba envió a adicionales 2,000 tropas a la fuerza 35,000-fuerte en Angola para proteger plataformas de petróleo del Galón en 1986. Savimbi había llamado la presencia del Galón en Angola, ya protegida por tropas cubanas, un "objetivo" para UNITA en una entrevista con la revista Foreign Policy el 31 de enero.

En Washington, Savimbi forjó relaciones cercanas con conservadores influyentes, incluso Michael Johns (el analista de política exterior de la Fundación de Herencia y un abogado de Savimbi clave), Grover Norquist (el presidente de americanos para la Reforma fiscal y Savimbi consejero económico), y otros, que desempeñaron papeles críticos en la elevación de la ayuda encubierta estadounidense escalada a UNITA de Savimbi y visitaron con Savimbi en su Jamba, oficina central de Angola para proveer al líder rebelde angoleño de la dirección militar, política y otra con su guerra contra el gobierno angoleño. Con el apoyo estadounidense realzado, la guerra rápidamente se intensificó, tanto en términos de intensidad del conflicto como también en su percepción como un conflicto clave en la Guerra fría total.

Además de la intensificación de su apoyo militar a UNITA, la administración de Reagan y sus aliados conservadores también trabajaron para ampliar el reconocimiento de Savimbi como un aliado estadounidense clave en una lucha de Guerra fría importante. En el enero de 1986, Reagan invitó Savimbi a encontrarse con él en la Casa Blanca. Después de reunión, Reagan dijo de UNITA la ganancia de una victoria que "electrifica el mundo" en la Casa Blanca en el enero de 1986. Dos meses más tarde, Reagan anunció la entrega del Aguijón misiles tierra-aire como la parte de $25 millones en la ayuda UNITA recibido del gobierno estadounidense. Jeremias Chitunda, el representante del UNITA a los Estados Unidos, se hizo el Vicepresidente de UNITA en el agosto de 1986 en el sexto congreso del partido. Fidel Castro hizo la oferta de Crocker, la retirada de tropas extranjeras de Angola y Namibia, un requisito previo a la retirada cubana de Angola el 10 de septiembre.

Las fuerzas de UNITA atacaron Camabatela en la provincia de Cuanza Norte el 8 de febrero de 1986. ANGOP alegó que UNITA masacró a civiles en Damba en la Provincia de Uíge más tarde ese mes, el 26 de febrero. El gobierno sudafricano estuvo de acuerdo con los términos de Crocker en principio el 8 de marzo. Savimbi propuso una tregua en cuanto al ferrocarril de Benguela el 26 de marzo, diciendo que los trenes de MPLA podrían pasar mientras un grupo inspector internacional supervisó trenes para prevenir su uso para la actividad de contrainsurrección. El gobierno no respondió. En el abril de 1987 Fidel Castro envió la Cincuenta Brigada de Cuba a Angola del sur, aumentando el número de tropas cubanas de 12,000 a 15,000. Los gobiernos angoleños y americanos comenzaron a negociar en el junio de 1987.

Cuito Cuanavale y acuerdos de Nueva York

UNITA y las fuerzas sudafricanas atacaron la base del MPLA en Cuito Cuanavale en la provincia de Cuando Cubango a partir del 13 de enero al 23 de marzo de 1988, en la segunda batalla más grande en la historia de África, después de la Batalla de El Alamein, el más grande en África sub-Saharan desde la Segunda Guerra Mundial. La importancia de Cuito Cuanavale vino no de su talla o su riqueza, pero su posición. Las Fuerzas defensivas sudafricanas mantuvieron un sobrereloj en la ciudad que usa nuevo, piezas de la artillería de G5. Ambos lados reclamaron la victoria en la Batalla consiguiente de Cuito Cuanavale.

Con esa maniobra, Fidel Castro afirmó que aumentó el coste para Sudáfrica de seguir luchando en Angola y colocó Cuba en su posición de combate más agresiva de la guerra, sosteniendo que se disponía a dejar Angola con sus opositores en la defensiva. Según los cubanos, el coste político, económico y técnico para Sudáfrica de mantener su presencia en el angoleño demostró demasiado. A la inversa, los sudafricanos creen que indicaron su resolución a las superpotencias preparando una prueba nuclear que por último forzó a los cubanos en un establecimiento.

El gobierno cubano se afilió a negociaciones el 28 de enero de 1988, y tres partidos sostuvieron una ronda de negociaciones el 9 de marzo. El gobierno sudafricano se afilió a negociaciones el 3 de mayo y los partidos encontrados en junio y agosto en Nueva York y Ginebra. Todos los partidos estuvieron de acuerdo con un alto el fuego el 8 de agosto. Los representantes de los gobiernos de Angola, Cuba y Sudáfrica firmaron los Acuerdos de Nueva York, concediendo la independencia a Namibia y terminando la participación directa de tropas extranjeras en la guerra civil, en Ciudad de Nueva York el 22 de diciembre de 1988. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pasó la Resolución 626 más tarde ese día, creando las Naciones Unidas Misión de Verificación de Angola (UNAVEM), unas fuerzas de pacificación. Las tropas de UNAVEM comenzaron a llegar a Angola en el enero de 1989.

Alto el fuego

Como la Guerra civil angoleña comenzó a tomar un componente diplomático, además de uno militar, dos aliados de Savimbi claves, Howard Phillips del Comité Conservador y la Fundación de Herencia Michael Johns visitó Savimbi en Angola, donde procuraron persuadir Savimbi a venir a los Estados Unidos en la primavera 1989 para ayudar al Comité Conservador, la Fundación de Herencia y otros conservadores en dar las razones para la ayuda estadounidense continuada a UNITA.

El presidente Mobutu invitó a 18 líderes africanos, Savimbi, y dos Santos a su palacio en Gbadolite en el junio de 1989 para negociaciones. Savimbi y dos Santos se encontraron por primera vez y estuvieron de acuerdo con la Declaración Gbadolite, un alto el fuego, el 22 de junio, preparando el terreno para un futuro acuerdo de paz. El presidente Kenneth Kaunda de Zambia dijo unos días después de la declaración que Savimbi había consentido en salir de Angola y entrar en el exilio, una reclamación Mobutu, Savimbi, y el gobierno estadounidense disputado. Dos Santos estuvo de acuerdo con la interpretación de Kaunda de las negociaciones, diciendo que Savimbi había consentido en dejar temporalmente el país.

El 23 de agosto, dos Santos se quejó que los gobiernos estadounidenses y sudafricanos siguieron financiando UNITA, advirtiendo que tal actividad puso en peligro el alto el fuego ya frágil. Al día siguiente Savimbi anunció que UNITA ya no cumpliría con el alto el fuego, citando la insistencia de Kaunda que el permiso de Savimbi el país y UNITA disuelve. El gobierno respondió a la declaración de Savimbi de tropas móviles de Cuito Cuanavale, bajo el control estatal, a Mavinga UNITA-ocupado. El alto el fuego se estropeó con dos Santos y el gobierno estadounidense que culpa el uno al otro de la reanudación en el conflicto armado.

Los años 1990

Los cambios políticos en el extranjero y las victorias militares en casa permitieron al gobierno a la transición de un estado nominalmente comunista a un nominalmente democrático. La declaración de independencia de Namibia, internacionalmente reconocida el 1 de abril, eliminó el frente del sudoeste del combate ya que las fuerzas sudafricanas se retiraron al este. El MPLA abolió el sistema unipartidista en junio y rechazó el Leninismo marxista en el tercer Congreso del MPLA en diciembre, formalmente cambiando el nombre de la partido del MPLA-PUNTO al MPLA. La Asamblea Nacional pasó la ley 12/91 en el mayo de 1991, coincidiendo con la retirada de las últimas tropas cubanas, definiendo Angola como un "estado democrático basado en el imperio de la ley" con un sistema multipartidario. Los observadores encontraron tales cambios con el escepticismo. El periodista americano Karl Maier escribió, "En la Nueva Angola la ideología está siendo sustituida por el punto fundamental, ya que la seguridad y vendido la maestría en el armamento se ha hecho un negocio muy provechoso. Con su riqueza en el petróleo y diamantes, Angola parece a una armazón aumentada grande y los buitres se arremolinan arriba. Los ex-aliados de Savimbi cambian lados, atraídos por el aroma de moneda fuerte."

Negro, Manafort, piedra y Kelly

Las tropas del gobierno hirieron a Savimbi en batallas en enero y febrero de 1990, pero no bastante restringir su movilidad fue a Washington, D.C. en diciembre y se encontró con el presidente George H. W. Bush otra vez, el cuarto de cinco viajes que hizo a los Estados Unidos. Savimbi pagó Negro, Manafort, Piedra y Kelly, una firma de cabildeo basada en Washington, D.C., $5 millones para presionar el Gobierno federal para la ayuda, retratar UNITA favorablemente en medios Occidentales y adquirir el apoyo entre políticos en Washington. Savimbi tenía muy éxito en este esfuerzo.

Los senadores Larry Smith y Dante Fascell, un decano de la firma, trabajaron con la Fundación Nacional americana cubana, el representante Claude Pepper de Florida, Neal Blair Libre el Águila y el Comité Conservador de Howard Phillips para abrogar la Enmienda de Clark en 1985. De la abrogación de la enmienda en 1985 hasta 1992 el gobierno estadounidense dio Savimbi $60 millones por año, un total de $420 millones. Una cantidad importante de la ayuda fue a los gastos personales de Savimbi. Negro, Manafort archivó archivos de cabildeo extranjeros con el Ministerio de la justicia estadounidense mostrando los gastos de Savimbi durante sus visitas estadounidenses. Durante su visita del diciembre de 1990 gastó 136,424$ en el hotel Park Hyatt y 2,705$ en puntas. Gastó casi 473,000$ en el octubre de 1991 durante su visita de una semana a Washington y Manhattan. Gastó 98,022$ en cuentas del hotel, en el Parque Hyatt, 26,709$ en paseos de la limusina en Washington y más 5,293$ en Manhattan. Paul Manafort, un compañero en Savimbi firme, cargado 19,300$ en consulta y 1,712$ adicionales en gastos. También compró el valor de 1,143$ de "equipos de emergencia" de Motorola. Cuando puesto en duda en una entrevista en 1990 sobre abusos de derechos humanos bajo Savimbi, Negro dijo, "Ahora cuando está con una guerra, tratando de manejar una guerra, cuando el enemigo... no es más que un par de horas de distancia de usted en cualquier momento dado, no podría dirigir su territorio según reglas de la reunión de la ciudad de Nuevo Hampshire."

Acuerdos de Bicesse

El presidente dos Santos se encontró con Savimbi en Lisboa, Portugal y firmó los Acuerdos de Bicesse, el primer de tres acuerdos de paz principales, el 31 de mayo de 1991, con la mediación del gobierno portugués. Los acuerdos presentaron una transición a la democracia multipartidaria bajo la supervisión de UNAVEM de las Naciones Unidas II misión, con unas elecciones presidenciales para sostenerse dentro de un año. El acuerdo intentó desmovilizar a los 152,000 luchadores activos e integrar a las tropas del gobierno restantes y rebeldes de UNITA en unas Fuerzas armadas angoleñas 50,000-fuertes (FAA). El FAA consistiría en un ejército nacional con 40,000 tropas, marina con 6,000 y fuerza aérea con 4,000. Mientras UNITA en gran parte no se desarmó, el FAA cumplió con el acuerdo y desmovilizó, abandonando al gobierno perjudicado.

Angola sostuvo la primera vuelta de sus elecciones presidenciales de 1992 durante septiembre 29–30. Dos Santos oficialmente recibió el 49.57% del voto y Savimbi ganó el 40.6%. Como ningún candidato recibió el 50% o más del voto, la ley electoral dictó un segundo round de votación entre los dos primeros contendientes. Savimbi, junto con muchos otros observadores de la elección, dijo que la elección no había sido ni libre, ni justa, pero envió a Jeremias Chitunda, Vicepresidente de UNITA, a Luanda para negociar los términos del segundo round. El proceso de la elección se estropeó el 31 de octubre, cuando las tropas del gobierno en Luanda atacaron UNITA. Civiles, usando armas habían recibido de la policía unos días antes, habían conducido incursiones de la casa por casa con la policía de Intervención Rápida, matando y deteniendo a cientos de partidarios UNITA. El gobierno tomó a civiles en camiones al cementerio Camama y barranco de Morro da Luz, pegó un tiro a ellos y los sepultó en tumbas de masas. Los atacantes atacaron el convoy de Chitunda el 2 de noviembre, sacándole de su coche y pegando un tiro a él y dos otros en sus caras.

Entonces, en una serie de victorias aturdidoras, UNITA recobró el control de Caxito, Huambo, M'banza Kongo, Ndalatando y Uíge, capitales provinciales que no había sostenido desde 1976, y había movido contra Kuito, Luena y Malange. Aunque los gobiernos estadounidenses y sudafricanos hubieran dejado de ayudar a UNITA, las provisiones siguieron viniendo de Mobutu en Zaire. UNITA trató de arrancar el control de Cabinda del MPLA en el enero de 1993. Edward DeJarnette, Jefe del Servicio de comunicaciones estadounidense en Angola para la Administración de Clinton, advirtió Savimbi que, si UNITA dificultara o parara la producción de Cabinda, los Estados Unidos terminarían su apoyo a UNITA. El 9 de enero, UNITA comenzó una batalla larga de 55 días Huambo, la guerra de las Ciudades. Los cientos de miles huido y 10,000 se mataron antes de que UNITA ganara el control el 7 de marzo. El gobierno tomó parte en una limpieza étnica de Bakongo, y, en menor grado Ovimbundu, en ciudades múltiples, el más notablemente Luanda, el 22 de enero en la masacre del viernes Sangrienta. UNITA y los representantes del gobierno se encontraron cinco días más tarde en Etiopía, pero las negociaciones no pudieron restaurar la paz. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sancionó UNITA a través de la Resolución 864 el 15 de septiembre de 1993, prohibiendo la venta de armas o combustible a UNITA. Quizás el cambio más claro en la política exterior estadounidense surgió cuando el presidente Bill Clinton publicó la Orden ejecutiva 12865 el 23 de septiembre, poniendo etiqueta a UNITA una "amenaza persistente para los objetivos de política exterior de los Estados Unidos" Hacia el Agosto de 1993, UNITA había conseguido control del 70% de Angola, pero los éxitos militares del gobierno en 1994 obligaron UNITA a demandar para la paz. Hacia el noviembre de 1994, el gobierno había tomado el control del 60% del país. Savimbi llamó el UNITA's de situación "la crisis más profunda" desde su creación.

Protocolo de Lusaka

Savimbi, poco dispuesto a firmar personalmente un acuerdo, hacía el ex-Secretario general UNITA Eugenio Manuvakola representar UNITA en su lugar. Manuvakola y el Ministro de Asuntos Exteriores angoleño Venancio de Moura firmaron el Protocolo de Lusaka en Lusaka, Zambia el 31 de octubre de 1994, consintiendo en integrar y desarmar UNITA. Ambos lados firmaron un alto el fuego como la parte del protocolo el 20 de noviembre. Según el acuerdo el gobierno y UNITA cesarían el fuego y desmovilizarían. 5,500 miembros UNITA, incluso 180 militantes, se afiliarían a la policía nacional angoleña, 1,200 miembros UNITA, incluso 40 militantes, se afiliarían a la policía de reacción rápida, y los generales UNITA se harían oficiales en las Fuerzas armadas angoleñas. Los mercenarios extranjeros volverían a sus países de origen y todos los partidos dejarían de adquirir armas extranjeras. El acuerdo dio casas de políticos UNITA y una oficina central. El gobierno consintió en designar a miembros UNITA para encabezar las Minas, Comercio, Salud y ministerios del Turismo, además de siete viceministros, embajadores, los cargos de gobernador de Uige, Lunda Sul, y Cuando Cubango, vicegobernadores, administradores municipales, diputado de los administradores y administradores de la comuna. El gobierno liberaría a todos los presos y daría la amnistía a todos los militantes implicados en la guerra civil. El presidente zimbabuense Robert Mugabe y el presidente sudafricano Nelson Mandela se encontraron en Lusaka el 15 de noviembre de 1994 para incrementar el apoyo simbólicamente al protocolo. Mugabe y Mandela tanto dicho querrían encontrarse con Savimbi como Mandela pidió que él viniera a Sudáfrica, pero Savimbi no vino. El acuerdo creó una comisión conjunta, consistiendo en funcionarios del gobierno angoleño, UNITA y las Naciones Unidas con los gobiernos de Portugal, los Estados Unidos, y observación de Rusia, para supervisar su realización. Las violaciones de las estipulaciones del protocolo se hablarían y examinadas por la comisión. Las estipulaciones del protocolo, integrando UNITA en los militares, un alto el fuego, y un gobierno de coalición, eran similares a aquellos del Acuerdo Alvor que concedió la independencia de Angola de Portugal en 1975. Muchos de los mismos problemas ambientales, desconfianza mutua entre UNITA y el MPLA, sueltan el descuido internacional, la importación de armas extranjeras y un énfasis excesivo en el mantenimiento del equilibrio de fuerzas, llevaron al colapso del protocolo.

Escucha de armas

En el enero de 1995, el presidente estadounidense Clinton envió a Paul Hare, su enviado a Angola, para apoyar el Protocolo de Lusaka e impresionar la importancia del alto el fuego en el gobierno angoleño y UNITA, ambos en la necesidad de la ayuda exterior. Las Naciones Unidas consintieron en enviar unas fuerzas de pacificación el 8 de febrero. Savimbi se encontró con el presidente sudafricano Mandela en mayo. Poco después, el 18 de junio, el MPLA ofreció a Savimbi la posición de Vicepresidente bajo dos Santos con otro Vicepresidente elegido del MPLA. Savimbi dijo a Mandela que se sintió listo para "servir en cualquier capacidad que ayude a mi nación," pero no aceptó la oferta hasta el 12 de agosto. El Ministerio de defensa de los Estados Unidos y las operaciones de Angola de la Agencia Central de Inteligencia y el análisis se ampliaron en un intento de parar el embarque de armas, una violación del protocolo, con el éxito limitado. El gobierno angoleño compró a seis Mil Mi-17 de Ucrania en 1995. El gobierno compró el avión de ataque de L-39 de la República Checa en 1998 junto con municiones y uniformes de Industrias de defensa de Zimbabve y municiones y armas de Ucrania en 1998 y 1999. Estados Unidos que supervisan considerablemente dejado en 1997 como acontecimientos en Zaire, el Congo y luego Liberia ocuparon más de la atención del gobierno estadounidense. UNITA compró más de 20 RANA 7 se desliza rápidamente y tres ZORRO 7 misiles del gobierno norcoreano en 1999.

Las Naciones Unidas ampliaron su mandato el 8 de febrero de 1996. En marzo, Savimbi y dos Santos formalmente consintieron en formar un gobierno de coalición. El gobierno deportó a 2,000 angoleños africanos del oeste y libaneses en el Cáncer de Operación Dos, en el agosto de 1996, a causa de que las minorías peligrosas eran responsables del índice de criminalidad creciente. En 1996 el gobierno angoleño compró el equipo militar de India, dos helicópteros de ataque de Mil Mi-24 y tres Sukhoi Su-17 de Kazakstán en diciembre y helicópteros de Eslovaquia en marzo.

La comunidad internacional ayudó a instalar a un Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional en el abril de 1997, pero UNITA no permitió que el gobierno MPLA regional tomara la residencia en 60 ciudades. El Consejo de Seguridad de la ONU votó el 28 de agosto de 1997 para imponer sanciones contra UNITA a través de la Resolución 1127, prohibiendo a líderes de UNITA viajar en el extranjero, cerrando las embajadas del UNITA en el extranjero, y haciendo áreas UNITA-controladas una zona sin moscas. El Consejo de Seguridad amplió las sanciones a través de la Resolución 1173 el 12 de junio de 1998, requiriendo la certificación del gobierno para la compra de diamantes angoleños y congelando las cuentas bancarias del UNITA.

Las Naciones Unidas gastaron $1.6 mil millones a partir de 1994 hasta 1998 en el mantenimiento de unas fuerzas de pacificación. Los militares angoleños atacaron fuerzas de UNITA en las Tierras altas Centrales el 4 de diciembre de 1998, el día antes del cuarto Congreso del MPLA. Dos Santos dijo a los delegados al día siguiente que creyó que la guerra era la única manera de conseguir por último la paz, rechazó el Protocolo de Lusaka y pidió que MONUA se fuera. En el febrero de 1999, el Consejo de Seguridad retiró el último personal MONUA. A finales de 1998, varios comandantes UNITA, insatisfechos con el mando de Savimbi, se formaron UNITA Renovada, un grupo del militante de la ruptura. Miles de UNITA más desierto en 1999 y 2000.

La Operación lanzada de los militares angoleños Restaura, una ofensiva masiva, en el septiembre de 1999, recobrando N'harea, Mungo y Andulo y Bailundo, el área de la oficina central de Savimbi sólo un año antes. El Consejo de Seguridad de la ONU pasó la Resolución 1268 el 15 de octubre, instruyendo al Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan de actualizar el Consejo de Seguridad a la situación en Angola cada tres meses. Dos Santos ofreció una amnistía a militantes UNITA el 11 de noviembre. Hacia diciembre, el Jefe de Estado Mayor general João de Matos dijo que las Fuerzas armadas angoleñas habían destruido el 80% del ala militante del UNITA y habían capturado 15,000 toneladas del equipo militar. Después de disolución del gobierno de coalición, Savimbi se retiró a su base histórica en Moxico y se preparó para la batalla.

Diamantes

La capacidad del UNITA de minar diamantes y vender ellos en el extranjero, proporcionado financiando para la guerra para seguir justo cuando el apoyo del movimiento en el mundo Occidental y entre el pueblo local se marchitara lejos. De Beers y Endiama, un monopolio nacional que extrae el diamante, firmaron un contrato que permite a De Beers manejar la exportación de diamante de Angola en 1990. Según el Informe de Fowler Nacional Unido, Joe De Deker, un ex-accionista en De Beers, trabajó con el gobierno de Zaire para suministrar el equipo militar a UNITA a partir de 1993 hasta 1997. El hermano de De Deker, Ronnie, según se afirma voló de Sudáfrica a Angola, dirigiendo armas que provienen en Europa Oriental. A cambio, UNITA dio búshels de Ronnie de diamantes por valor de $6 millones. De Deker envió los diamantes a la oficina de compra de De Beer en Antwerp, Bélgica. De Beers abiertamente reconoce gastos $500 millones en diamantes angoleños legales e ilegales en 1992 solos. Las Naciones Unidas estiman a angoleños hechos entre tres y cuatro mil millones de dólares a través del comercio de diamante entre 1992 y 1998. Las Naciones Unidas también estiman que de esa suma, UNITA hizo al menos $3.72 mil millones, o el 93% de todas las ventas de diamante, a pesar de sanciones internacionales.

Executive Outcomes (EO), una compañía militar privada. EO desempeñó un papel principal en cambiar las cosas para el MPLA con un experto de defensa estadounidense vocación del EO "mejores cincuenta millones o sesenta millones de dólares el gobierno angoleño alguna vez gastado". Petróleo de herencia y Gas, y según se afirma De Beers, EO alquilado para proteger sus operaciones en Angola. Los Resultados ejecutivos entrenaron a 4,000 a 5,000 tropas y 30 pilotos en el combate en campos en Lunda Sul, Cabo Ledo y Dondo.

Separatismo de Cabinda

El territorio de Cabinda es al norte de Angola apropiada, separada por una tira de territorio mucho tiempo en la república democrática del Congo. La Constitución portuguesa de 1933 designó Angola y Cabinda como provincias extranjeras. El Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC) se formó en 1963 durante la guerra más amplia para la independencia de Portugal. Al contrario del nombre de la organización, Cabinda es un exclave, no un enclave. FLEC más tarde se dividió en las Fuerzas armadas de Cabinda (FLEC-FAC) y Renovación (FLEC-Renovada). Varios otro, las facciones FLEC más pequeñas más tarde se separaron de estos movimientos, pero FLEC-R permaneció el más prominente debido a su talla y su táctica. Los miembros de FLEC-R cortan los oídos y las narices de los funcionarios públicos y sus partidarios, similares al Frente unido Revolucionario de Sierra Leona en los años 1990. A pesar del tamaño relativamente pequeño de Cabinda, las potencias extranjeras y los movimientos nacionalistas desearon fervientemente el territorio para sus reservas enormes de petróleo, la exportación principal de Angola entonces y ahora.

Con la guerra para la independencia, la división étnica primaria de assimilados contra pueblos indigenos enmascaró el conflicto interétnico entre varias tribus natales, una división que surgió a principios de los años 1970. La Unión de Pueblos de Angola, el precursor al FNLA, sólo controló el 15% del territorio de Angola durante la guerra de independencia, excluyendo Cabinda MPLA-controlado. La República Popular China abiertamente apoyó UNITA sobre la independencia a pesar del apoyo mutuo de su adversario Sudáfrica y la inclinación prooccidental del UNITA. El apoyo del PRC a Savimbi vino en 1965, un año después de que dejó el FNLA. China vio a Holden Roberto y el FNLA como el títere del Oeste y el MPLA como el poder de la Unión Soviética. Con la hendidura sino-soviética, Sudáfrica presentó el menos detestable de aliados del PRC.

A lo largo de los años 1990, los rebeldes de Cabindan secuestraron y ransomed de trabajadores de petróleo extranjeros para financiar por su parte ataques adicionales contra el gobierno nacional. Los militantes de FLEC pararon autobuses, echando a trabajadores de Petróleo del Galón, y prendiendo fuego a los autobuses el 27 de marzo y el 23 de abril de 1992. Una batalla en gran escala ocurrió entre FLEC y policía en Malongo el 14 de mayo en el cual 25 obuses de mortero por casualidad golpean un compuesto del Galón cercano. El gobierno, temiendo la pérdida de su fuente principal de ingresos, comenzó a negociar con representantes del Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda-renovación (FLEC-R), las Fuerzas armadas del Cabinda (FLEC-FAC) y el Frente democrático de Cabinda (FDC) en 1995. El patrocinio y el soborno no pudieron aplacar la cólera de FLEC-R y FLEC-FAC y negociaciones terminadas. En el febrero de 1997, FLEC-FAC secuestró a dos empleados de la compañía de SDN-madera Inwangsa, matando un y soltando otro después de recibir un rescate de 400,000$. FLEC-FLAC secuestró a once personas en el abril de 1998, nueve angoleños y dos portugueses, liberados para un rescate de 500,000$. FLEC-R secuestró a cinco empleados de ingeniería de Byansol-petróleo, dos francés, dos portugueses y un angoleño, durante el marzo de 1999. Mientras los militantes liberaron al angoleño, el gobierno complicó la situación prometiendo al mando rebelde $12.5 millones para los rehenes. Cuando António Bento Bembe, el presidente de FLEC-R, se reveló, el ejército angoleño detuvo él y sus guardaespaldas. El ejército angoleño más tarde a la fuerza liberó a los otros rehenes el 7 de julio. Hacia el final del año el gobierno había detenido el mando de tres organizaciones rebeldes.

Los años 2000

El comercio de armas ilícito caracterizó la mayor parte de los años pasados de la guerra angoleña. Cada lado trató de ganar la ventaja comprando armas en el extranjero en Europa Oriental y Rusia. Un carguero ruso entregó 500 toneladas de municiones de 7.62 mm ucranianas a Simportex, una división del gobierno angoleño, con la ayuda de un agente marítimo en Londres el 21 de septiembre de 2000. El capitán del barco declaró su carga "frágil" para minimizar la inspección. Al día siguiente, el MPLA comenzó a atacar UNITA, ganando victorias en varias batallas desde septiembre 22–25. El gobierno consiguió control de bases militares y minas de diamantes en Lunda Norte y Lunda Sul, haciendo daño a la capacidad de Savimbi de pagar a sus tropas.

Angola consintió en cambiar el petróleo a Eslovaquia a cambio de armas, comprando seis Sukhoi Su-17 avión de ataque el 3 de abril de 2000. El gobierno español en las Islas Canarias impidió a un carguero ucraniano entregar 636 toneladas del equipo militar a Angola el 24 de febrero de 2001. El capitán del barco había relatado inexactamente su carga, falsamente afirmando que el barco llevó partes del coche. El gobierno angoleño confesó que Simportex había comprado armas de Rosvooruzhenie, la compañía de armas nacional rusa, y había reconocido que el capitán podría haber violado la ley española por misreporting su carga, una práctica común en el contrabando de armas a Angola.

UNITA realizó varios ataques contra civiles en mayo en un espectáculo de la fuerza. Los militantes de UNITA atacaron Caxito el 7 de mayo, matando a 100 personas y secuestrando a 60 niños y dos adultos. UNITA entonces atacó Baia-do-Cuio, seguido de un ataque contra el Alto Golungo, una ciudad al este de Luanda, unos días más tarde. Los militantes avanzaron en el Alto Golungo a las 14:00 el 21 de mayo, quedándose hasta las 21:00 el 22 de mayo cuando los militares angoleños volvieron a tomar la ciudad. Saquearon negocios locales, tomando la comida y bebidas alcohólicas antes de cantar embriagadamente en las calles. Más de 700 aldeanos trekked de Alto Golungo a Ndalatando, el capital provincial de Cuanza Norte, sin herida. Según un funcionario de ayuda en Ndalatando, los militares angoleños prohibieron la cobertura informativa del incidente, por tanto los detalles del ataque son desconocidos. Joffre Justino, el portavoz del UNITA en Portugal, dijo que UNITA sólo atacó el Alto Gungo para demostrar la inferioridad militar del gobierno y la necesidad de cortar un acuerdo. Cuatro días más tarde UNITA liberó a los niños a una misión católica en Camabatela, una ciudad de donde UNITA los secuestró. La organización nacional dijo que el rapto violó su política del tratamiento de civiles. En una carta a los obispos de Angola, Jonas Savimbi pidió que la Iglesia Católica actuara como intermediario entre UNITA y el gobierno en negociaciones. Los ataques tomaron su peaje en la economía de Angola. Al final de mayo, De Beers, la compañía de minería de diamante internacional, suspendió sus operaciones en Angola, aparentemente a causa de que las negociaciones con el gobierno nacional alcanzaron un callejón sin salida.

Los militantes de la afiliación desconocida dispararon cohetes a aviones de United Nations World Food Program (UNWFP) el 8 de junio cerca de Luena y otra vez cerca de Kuito unos días más tarde. Como el primer avión, Boeing 727, se acercó a Luena alguien pegó un tiro a un misil en el avión, dañando un motor, pero no críticamente ya que el tres equipo del hombre aterrizó con éxito. La altitud del avión, con la mayor probabilidad impidió al atacante identificar su objetivo. Como los ciudadanos de Luena tenían bastante comida para durar ellos varias semanas, el UNFWP temporalmente suspendió sus vuelos. Cuando los vuelos comenzaron otra vez unos días más tarde, los militantes dispararon a un avión que vuela a Kuito, el primer apuntamiento de ataque trabajadores de las Naciones Unidas desde 1999. El UNWFP otra vez suspendió vuelos de ayuda alimentaria en todo el país. Mientras no reivindicó el ataque, el portavoz de UNITA Justino dijo que los aviones llevaron armas y soldados, más bien que comida, haciéndolos objetivos aceptables. UNITA y el gobierno angoleño ambos dijeron que la comunidad internacional tenía que presionar el otro lado en la vuelta a la mesa de negociaciones. A pesar de la crisis humanitaria que surge, ningún lado garantizó la seguridad de aviones UNWFP. Kuito, que había confiado en la ayuda internacional, sólo tenía bastante comida para alimentar a su población de 200,000. El UNFWP tuvo que llegar en avión toda la ayuda a Kuito y el resto de las Tierras altas Centrales porque los militantes pusieron una emboscada a camiones. Adelante complicando la situación, las cuevas en la tira del aeropuerto de Kuito redujeron la marcha de entregas de ayuda. El caos total redujo la cantidad de petróleo disponible al punto al cual las Naciones Unidas tuvieron que importar su combustible reactivo.

Las tropas del gobierno capturaron y destruyeron la base de Epongoloko del UNITA en la provincia de Benguela y la base de Mufumbo en Cuanza Sul en el octubre de 2001. El gobierno eslovaco vendió cazas al gobierno angoleño en 2001 en la violación del Código de conducta de la Unión Europea en Exportaciones de Armas.

Muerte de Savimbi

Las tropas del gobierno mataron Savimbi el 22 de febrero de 2002, en la provincia de Moxico. El vicepresidente de UNITA António Dembo asumió, pero murió de la diabetes 12 días más tarde el 3 de marzo, y el secretario general Paulo Lukamba se hizo el líder del UNITA. Después de la muerte de Savimbi, el gobierno vino a una encrucijada sobre cómo seguir. Después al principio indicar la contrainsurrección podría seguir, el gobierno anunció que pararía todas las operaciones militares el 13 de marzo. Los comandantes militares para UNITA y el MPLA se encontraron en Cassamba y concordado con un alto el fuego. Sin embargo, Carlos Morgado, el portavoz del UNITA en Portugal, dijo que el ala de Portugal del UNITA había estado bajo el general de la impresión Kamorteiro, el general UNITA que estuvo de acuerdo con el alto el fuego, se había capturado más de una semana antes. Morgado dijo que no había tenido noticias de Angola desde la muerte de Savimbi. Los comandantes militares firmaron un Memorándum del Entendimiento como un apéndice del Protocolo de Lusaka en Luena el 4 de abril, con la observación de Lukambo y Santos.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pasó la Resolución 1404 el 18 de abril, ampliando el mecanismo de escucha de sanciones antes de seis meses. Las resoluciones 1412 y 1432, pasadas el 17 de mayo y el 15 de agosto respectivamente, suspendieron la prohibición de viajes de las Naciones Unidas de funcionarios UNITA durante 90 días cada uno, finalmente aboliendo la prohibición a través de la Resolución 1439 el 18 de octubre. UNAVEM III, amplió adicionales dos meses por la Resolución 1439, terminada el 19 de diciembre.

El nuevo mando del UNITA declaró el grupo rebelde un partido político y oficialmente desmovilizó sus fuerzas armadas en el agosto de 2002. Que mismo mes, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sustituyera las Naciones Unidas Office en Angola con la Misión de las Naciones Unidas en Angola, una presencia más grande, no militar, política.

Secuela

La guerra civil engendró una crisis humanitaria desastrosa en Angola, internamente desplazando a 4.28 millones de personas – un tercero de la población general de Angola. Las Naciones Unidas estimaron en 2003 que el 80% de angoleños careció del acceso a la asistencia médica básica, el 60% careció del acceso al agua, y el 30% de niños angoleños moriría antes de la edad de 5, con una esperanza de vida nacional total de menos de 40 años de la edad.

Esfuerzos humanitarios

El gobierno gastó $187 millones colocando a personas internamente desplazadas (IDPs) entre el 4 de abril de 2002, y 2004, después del cual el Banco Mundial dio $33 millones para seguir el proceso de colocación. El Office de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) estimó que los enfrentamientos en 2002 desplazaron a 98,000 personas entre el 1 de enero y el 28 de febrero solo. El IDPs, desconocido con sus alrededores, con frecuencia y predominantemente se cayó la víctima con estas armas. IDPs comprendió al 75% de todas las víctimas landmine. Las fuerzas militantes pusieron aproximadamente 15 millones de landmines hacia 2002. La Confianza del HALO comenzó a desminar Angola en 1994 y había destruido 30,000 landmines hacia el julio de 2007. 1,100 angoleños y siete trabajadores extranjeros son empleados por la Fundación del HALO en Angola, con desminar operaciones esperó terminar hacia 2014.

Soldados del niño

Human Rights Watch estima UNITA y el gobierno empleó a más de 6,000 y 3,000 soldados del niño respectivamente, unos a la fuerza impresionados, durante la guerra. Además, los analistas de derechos humanos encontraron que entre 5,000 y 8,000 muchachas menores de edad se casaron con militantes UNITA. A algunas muchachas les ordenaron ir y buscar para la comida para asegurar a las tropas – negaron a las muchachas la comida si no devolvieran bastante para satisfacer a su comandante. Después de victorias, los comandantes de UNITA se premiarían con mujeres, de quien a menudo abusaban sexualmente entonces. Las agencias de las Naciones Unidas y el gobierno angoleñas identificaron a 190 soldados del niño en el ejército angoleño y habían trasladado a 70 de ellos hacia el noviembre de 2002, pero el gobierno siguió empleando a sabiendas a otros soldados menores de edad.

En cultura de masas

En la película de 1984 de John Milius el Alba Roja, Bella, uno de los oficiales cubanos que participa en una invasión cubano-soviética conjunta de los Estados Unidos, se dice haber luchado en los conflictos en Angola, El Salvador y Nicaragua.

Jack Abramoff escribió y co-producido la película Escorpión Rojo con su hermano Robert en 1989. En la película, Dolph Lundgren juega a Nikolai, un agente soviético enviado para matar a un revolucionario africano en un país ficticio modelado en Angola. El gobierno sudafricano financió la película a través de la Fundación de Libertad Internacional, un grupo delantero presidido por Abramoff, como la parte de sus esfuerzos de minar la compasión internacional por el Congreso Nacional Africano. Trabajando en Hollywood, Abramoff se condenó del fraude y otras ofensas que había destinado durante su carrera concurrente como un cabildero.

La guerra proporciona más historia de fondo comedic en la comedia sudafricana Dioses Deben Estar Locos 2 en vista de que un cubano y un soldado angoleño repetidamente tratan de tomar el uno al otro preso, pero por último parte en términos (más o menos) amistosos.

2004 filma al Héroe, producido por Fernando Vendrell y dirigido por Zézé Gamboa, representa la vida de angoleños medios después de la guerra civil. La película sigue las vidas de tres individuos: Vitório, un veterano de guerra mutilado por un landmine quien vuelve a Luanda; Manu, un muchacho joven que busca a su padre del soldado; y Joana, un profesor que los consejeros el muchacho y comienzan unos amores con Vitório. El Héroe ganó 2005 el mundo de Sundance Jurado del Cine Dramático Magnífico Premio. Un angoleño conjunto, portugués y producción francesa, El Héroe se filmó completamente en Angola.

Véase también

Adelante lectura

¡

Enlaces externos

1975–1991

Buscar